Discurso completo de Greta Thunberg ante el Parlamento Británico 23/04/19

El 23 de abril del 2019, Greta Thunberg, una joven activista sueca que inició el movimiento “Fridays for Future” (huelgas por parte de estudiantes del cual escribiré en otra ocasión), se presentó ante el Parlamento Británico y ofreció un emotivo discurso con un poderoso mensaje sobre la gran problemática ambiental y cómo es amenaza su futuro y el de su generación. A continuación les presento el discurso completo traducido al español (tomado de The Guardian). El discurso es algo largo de leer, pero creanme: vale la pena.


Greta Thunberg
Martes 23 de Abril, 2019.

Mi nombre es Greta Thunberg. Tengo 16 años. Vengo de Suecia. Y hablo en nombre de las futuras generaciones.

Sé que muchos de ustedes no quieren escucharnos – dicen que solo somos niños. Pero solo repetimos el mensaje de la unión de la ciencia climática.

Muchos de ustedes parecen preocuparse de que estamos perdiendo tiempo de lecciones valioso, pero les aseguro que regresaremos a la escuela el momento que ustedes empiecen a escuchar a la ciencia y nos den un futuro. ¿Acaso es mucho pedir?

En el año 2030 tendré 26 años. Mi hermanita Beata tendrá 23. Al igual que muchos de sus hijos o nietos. Nos han dicho que es una edad maravillosa. Cuando tienes toda tu vida por delante. Pero no estoy segura que vaya a ser maravillosa para nosotros.

Soy afortunada de haber nacido en una época y lugar donde todos nos dicen que soñemos en grande; que puedo ser lo que yo quiera ser. Que puedo vivir donde quiera. La gente como yo ha tenido todo lo que ha necesitado y más. Cosas que nuestros abuelos ni siquiera soñaron. Hemos tenido todo lo que pudiésemos desear y sin embargo ahora no tenemos nada.

Ahora quizá ni siquiera tengamos un futuro.

Porque ese futuro ha sido vendido para que un pequeño grupo de personas tengan una inimaginable cantidad de dinero. Nos fue robado cada vez que ustedes dijeron que el cielo es el límite, y que solo se vive una vez.

Nos mintieron. Nos dieron falsas esperanzas. Nos dijeron que el futuro es algo a lo que podemos aspirar. Y lo más triste es que muchos niños no tienen idea del destino que nos espera. No lo comprenderán hasta que sea demasiado tarde. Y aún así somos los afortunados. Aquellos que se verán más duramente afectados ya están sufriendo las consecuencias. Pero nadie escucha sus voces.

¿Está encendido mi micrófono? ¿Pueden escucharme?

Alrededor del año 2030, 10 años 252 días y 10 horas desde este momento, estaremos en una posición en la que habremos provocado una reacción en cadena fuera del control humano, que muy probablemente nos llevará al final de nuestra civilización tal como la conocemos. Eso es siempre y cuando en ese tiempo, se hagan cambios permanentes y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, incluyendo la reducción de emisiones de CO2 al menos en un 50%.

Y por favor consideren que estos cálculos dependen de los inventos que aun no se han inventado a escala, inventos que supuestamente eliminarán de la atmósfera cantidades astronómicas de dióxido de carbono.

Asimismo, estos cálculos no incluyen puntos de inflexión imprevistos y ciclos de retroalimentación como el extremadamente poderoso gas metano que se escapa del rápido descongelamiento de la capa de hielo del ártico.

Ni estos cálculos científicos incluyen el oculto calentamiento encerrado por el aire tóxico contaminado. Ni el aspecto de equidad – o justicia climática – claramente establecido en el Acuerdo de París, el cual es absolutamente necesario hacerlo eficaz a escala global.

También debemos tener en cuenta que estos son solo cálculos. Estimados. Eso quiere decir que estos “puntos sin regreso” pueden ocurrir un poco antes o después del 2030. Nadie puede saber con certeza. Lo que sí podemos, sin embargo, es estar seguros que ocurrirá en esta ventana de tiempo, porque estos cálculos no son opiniones o adivinanzas al azar.

Estas proyecciones están respaldadas por hechos, en conclusión de todas las naciones por medio del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change/Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático). Casi cada uno de los más importantes grupos científicos de cada nación alrededor del mundo apoya sin dudar el trabajo y descubrimientos del IPCC.

¿Escucharon lo que acabo de decir? ¿Está bien mi Inglés? ¿El micrófono está encendido? Porque empiezo a dudarlo.

Durante los últimos seis meses he viajado alrededor de Europa por cientos de horas en trenes, carros eléctricos y autobuses, repitiendo estas palabras de cambio una y otra vez. Pero tal parece que nadie habla de ello, nada ha cambiado. De hecho, las emisiones [de CO2] siguen aumentando.

Cada vez que viajo para hablar en diferentes países, siempre me ofrecen ayuda para escribir acerca de políticas específicas para países específicos. Pero eso no es necesario. Porque la base del problema es la misma en todas partes. Y la base del problema es que básicamente nada se hace para detener – o siquiera retardar – la crisis climática y ecológica, a pesar de las bonitas palabras y promesas.

El Reino Unido es, sin embargo, muy especial. No solo por su alucinante deuda histórica de carbono, sino también por su actual, y muy creativa, cuenta de carbono.

Desde 1990 el Reino Unido ha logrado una reducción de 37% en sus emisiones territoriales de CO2, según el Global Carbon Project. Y eso suena realmente impresionante. Pero estos números no incluyen las emisiones generadas por aviación, mensajería y aquellos asociados con importaciones y exportaciones. Si se incluyeran esos números la reducción sería alrededor de 10% desde 1990 – o un promedio de 0.4% al año según Tyndall Manchester [universidad].

Y la principal razón de esta reducción no es consecuencia de políticas climáticas, sino una directiva de la UE sobre la calidad de aire que prácticamente obligó al Reino Unido a cerrar sus viejísimas y extremadamente sucias plantas energéticas de carbón y reemplazarlas por centrales de gas un poco menos sucias. Y cambiar de una desastroza fuente de enrgia a una un poco menos desastroza obviamente dará como resultado una baja en emisiones.

Pero quizá la idea equivocada más peligrosa sobre la crisis climática es que debemos “reducir” nuestras emisiones. Porque eso es más que suficiente. Nuestras emisiones deben parar si queremos mantenernos debajo de 1.5-2C de calentamiento. El “reducir emisiones” por supuesto que es necesario pero es solo el inicio de un rápido proceso que debe llevarnos a un alto en un par de décadas, o menos. Y por “alto” me refiero a cero total – y luego inmediatamente a cifras negativas. Eso queda fuera de la mayoría de las políticas actuales.

El hecho de que hablemos de “reducir” en lugar de “detener” emisiones es quizá el mayor impulso detrás de continuar los negocios como siempre. El apoyo actual del Reino Unido a la nueva explotación de combustibles fósiles – por ejemplo, la industria de fracturación hidráulica de gas de esquito en Reino Unido, la expansión de sus campos de petróleo y gas en el Mar del Norte, la expansión de aeropuertos al igual que el permiso de planeación para una nueva mina de carbón – es más que absurdo.

Este comportamiento irresponsable sin lugar a duda será recordado en la historia como uno de las más grandes fracasos de la humanidad.

La gente siempre me dice y a los otros millones de huelguistas escolares que debemos sentirnos orgullosos por lo que hemos logrado. Pero lo único que debemos ver es la curva de emisiones. Y lo siento, pero sigue creciendo. Esa curva es lo único que debe importarnos.

Cada vez que tomamos una decisión debemos preguntarnos a nosotros mismos: ¿cómo afectará esta decisión a esa curva? No debemos medir nuestra riqueza y éxito en la gráfica que muestra el crecimiento económico, sino en la curva que muestra las emisiones de gases de efecto invernadero. No deberíamos preguntarnos solamente: “¿Tenemos suficiente dinero para seguir con esto?” sino también: “¿Contamos con suficiente presupuesto de carbono de sobra para seguir con esto?”. Eso debe convertirse en el centro de nuestra nueva moneda.

Mucha gente dice que no tenemos soluciones a la crisis climática. Y tienen razón. Porque ¿cómo podríamos? ¿Cómo puedes “solucionar” la crisis más grande que la humanidad jamás haya enfrentado? ¿Cómo “solucionas” una guerra” ¿Cómo “solucionas” el ir a la luna por primera vez” ¿Cómo “solucionas” inventar nuevos inventos?

La crisis climática es tanto la más fácil como la más difícil situación que jamás hayamos enfrentado. La más fácil porque sabemos lo que hay que hacer. Debemos detener las emisiones de efecto invernadero. La más difícil porque nuestra economía actual sigue dependiendo de la quema de combustibles fósiles, y por lo tanto destruimos ecosistemas para poder crear un crecimiento económico duradero.

“Entonces, ¿exactamente cómo resolvemos eso?” se preguntarán – los estudiantes haciendo huelga por el clima.

Y decimos: “Nadie sabe con certeza. Pero tenemos que parar la quema de combustibles fósiles y restaurar la naturaleza y muchas otras cosas que quizá aún no hemos definido.”

Entonces ustedes dicen: “¡Esa no es una respuesta!”

Y luego nosotros decimos: “Tenemos que empezar a tratar la crisis como una crisis – y actuar aún cuando no tenemos todas las respuestas.”

“Eso sigue sin ser una respuesta”, ustedes dicen.

Luego empezamos a hablar sobre economía circular y recrear la naturaleza y la necesidad de una transición. Entonces ustedes no entienden de lo que estamos hablando.

Les decimos que todas soluciones necesarias no son conocidas por nadie y por lo tanto debemos unirnos a la ciencia y encontrarlas juntos en el camino. Pero no escuchan nada de eso. Porque esas respuestas son para solucionar una crisis que la mayoría de ustedes no pueden siquiera entender en su totalidad. O no quieren entender.

No escuchan a la ciencia porque solo les interesan las soluciones que les permitirán seguir como antes. Como ahora. Y esas respuestas ya no existen. Porque no actuaron a tiempo.

Evitar el rompimiento climático necesitará pensamiento catedral. Debemos sentar las bases mientras quizá aún no sabemos cómo construiremos el techo.

A veces simplemente debemos encontrar un modo. En el momento en que decidamos cumplir algo, podemos hacer lo que sea. Y estoy segura de que en el momento en que empezemos a comportarnos como si estuvieramos en una emergencia, podemos evitar la catástrofe climática y ecológica. Los humanos somos adaptables: aún podemos reparar esto. Pero la oportunidad de hacerlo no durará mucho. Tenemos que empezar hoy mismo. Ya no tenemos excusas.

Nosotros los niños no estamos sacrificando nuestra educación y nuestra niñez para que ustedes nos digan lo que es políticamente posible en la sociedad que ustedes crearon. No estamos tomando las calles para que se tomen selfies con nosotros, y nos digan que admiran lo que hacemos.

Nosotros los niños hacemos esto para despertar a los adultos. Nosotros los niños hacemos esto para que ustedes pongan a un lado sus diferencias y empiecen a actuar como lo harían ante una crisis. Nosotros los niños hacemos esto porque queremos nuestras esperanzas y sueños de vuelta.

Espero que mi micrófono esté encendido. Espero que todos ustedes me hayan podido escuchar.


WOW. Yo no se ustedes, pero mientras traducía el texto, en varias ocasiones me ganó la emoción y casi me salían lágrimas.

¿Y ustedes qué opinan de este discurso, de la problemática ambiental? ¿Ya se han dado cuenta de qué tan fea está la situación? ¿O aún no te cae el veinte? ¿Qué cambios haces, y sobre todo… qué cambios harás a partir de hoy, después de leer este discurso?

Por favor deja tus comentarios y comparte tus pensamientos y acciones.

One thought on “Discurso completo de Greta Thunberg ante el Parlamento Británico 23/04/19

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s