Humectante corporal

A todos aquellos que ya se decidieron a actuar para salvar nuestro mundo -y a nosotros mismos, si te pones a pensarlo bien- pero no tienen idea por dónde empezar su camino Zero Waste, hoy les traigo un ecologitip nivel semilla. O sea, uno facilísimo, que no necesitan invertir muchísimo dinero, ni cambiar radicalmente su rutina. Así que tómenlo como uno de sus primeros pasitos.

Una de las primeras cosas que cambié cuando inicié mi vida zero waste fue dejar de comprar crema corporal. Hay diferentes recetas para crear tu propia crema corporal dependiendo de cómo te guste la textura, o si tu piel es extremadamente seca, o si es grasa, o dependiendo de qué tanto tiempo -y/o recursos- quieras invertir en ello.

Yo, han de saber, soy una persona práctica, sencilla, a la que no le gusta pasar mucho tiempo arreglándose, en la regadera, y tampoco quiere gastar mucho dinero en cientos de cosas innecesarias, y que pueden ser sustituídas con otras más sencillas y básicas. O sea: soy una floja y coda. 😜

Por lo que para humectar mi cuerpo yo simplemente uso aceite de coco. Si eres nuevo en el zero waste, hazte a la idea de que el aceite de coco será indispensable en tu vida a partir de hoy. Justo al salir de la regadera, después de secar tu cuerpo, aplica aceite de coco en tu cuerpo. No tiene que ser una capa gruesa, con un poco que tomes en tus manos y lo distribuyas en tu piel es suficiente. No te preocupes, no olerás a papas fritas, ni estarás grasoso(a) todo el día. Yo recomiendo que lo apliques justo al terminar de bañarte porque así tu piel tiene mayor absorción. (Recuerda buscar el aceite de coco en frasco de vidrio)

Algo que las damas que me leen muy probablemente hacen, es que tienen un tubito de loción humectante para sus manos en su escritorio de trabajo o en su bolsa. Pero recuerda que esos tubos son de plástico NO-reciclable por lo que terminarán arrojados a la basura y se quedarán en nuestras tierras o mares por cientos de años. Así que lo que puedes hacer es llevar en un frasquito tu aceite de coco. El de la foto es el que yo tengo en el cajón de mi escritorio del trabajo. Solo asegúrate de que sea un frasco que cierra bien herméticamente, ya que el aceite de coco se derrite fácilmente, y si lo llevas en tu bolsa, al volverse líquido puede hacer un cochinero si es que no está perfectamente cerrado el recipiente.

Botánica Mendoza, en el Mercado Hidalgo. Tijuana, Mx.

Un extra que yo hago, es que le pongo un poco de aceite escencial y lo revuelvo bien. Existen muchísimos aceites escenciales de aromas riquísimos. Yo estoy usando de naranja, pero puede ser de limón, toronja, lavanda, menta, eucalipto, etc. Los aceites escenciales puedes encontrarlos en tiendas botánicas. Aquí en Tijuana yo los compro en Botánica Mendoza, que se encuentra en el Mercado Hidalgo por donde está Brendas y la Cava del Queso. Voy a ese lugar porque he encontrado varios ingredientes útiles ahí, y además la mayoría de las botellitas son de vidrio, un detalle sumamente importante, ya que en muchas botánicas te los venden en botellas de plástico. El costo de la botellita de aceite escencial varía según el tipo. En otra publicación les contaré sobre eso.

Espero se propongan hacer esto. Es facilísimo y este cambio tan simple ayudará a nuestro mundo, ¡solo calcula cuántos tubitos y botellas de plástico no-reciclable te ahorrarás al año! Ahora imagina el impacto positivo que generarás si sigues cambiando cosas en tu vida…

Deja un comentario y cuéntame si ya lo hiciste y que te pareció, o dime cuál receta usas para humectar tu piel. Bye!

One thought on “Humectante corporal

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s