Ánimo, no estás solo

Recuerdo que empecé mi camino a una vida Zero Waste en septiembre 2016. Mi primer paso fue cambiar de desodorante comercial a una alternativa sustentable. De ahí, seguí avanzando…

Como ya les platiqué en la sección de “Porqué ‘verde imperfecto’ “, desde niña, siempre me ha importado el cuidado del medio ambiente, ¡y mi adorada madre puede confirmarlo! Pero hasta apenas hace poco -y no recuerdo el momento con exactitud- empecé a compartir rollo ecologito en mis redes sociales. Muchos de mis contactos me ignoraban, otros cuantos me apoyaban.

Este tema de cuidar el ambiente, el zero waste, y la crisis ambiental me importa mucho. Y los que me conocen, saben que soy muy apasionada en cuanto a las cosas de mi interés. Por lo que pongo el alma en cada publicación, imagen, mensaje compartido. Cada letra tecleada en este blog está cargada con una partecita de mi corazón. Así que, cuando no veo respuesta alguna, o veo comentarios negativos en publicaciones -mías o de terceros- relacionadas con el tema… parte mi alma y hasta llega a desanimarme y pensar que no vale la pena ser de esas pocas ridículas que luchan contra la corriente.

[Wow… honestamente… mientras escribo estas palabras en una mesita, acompañada de una taza de café… me quieren salir las lágrimas. Así de cursi y entregada soy.]

Desde el 2016 empecé con los cambios, pero este año me he ido involucrando más y buscando maneras de que mi voz se escuche y llegue a otros. En marzo se convocó a una manifestación por acciones hacia el cambio climático, como parte del Global Climate Strike. Y fui. Es la primera vez que participé en una manifestación de cualquier tipo.

Este viernes 24 de mayo habrá otra manifestación a nivel mundial. Y Tijuana también participará (viernes, a las 4:30pm, en la glorieta del CECUT). Entré a la página del evento en facebook, y a la página de los organizadores de la manifestación en Tijuana.

¿Y sabes qué vi?

La mayoría de los comentarios eran negativos. Comentarios diciendo que “solo es relajo, eso no ayuda a nada“, “mejor váyanse a su casa a hacer cosas“, “¿porqué no mejor se van a tal parte a plantar arbolitos y limpiar las calles en lugar de andar de revoltosos?“, “muy ecologistas y van a llevar pancartas que son de papel y acaban con arbolitos, hechas con plumones que son químicos“, “de seguro van a dejar un cochinero de basura y papeles tirados en la vía pública“, “ay… nomás no vayan a entorpecer el tráfico“, “ya déjense de $%&@adas!!“. Y otras cosas más.

Todo eso creó en mí una sensación de coraje y tristeza… la verdad… me desanimó bieeeen cañón. Porque tal parece que a nadie le importa un carajo la situación, y lo único que les importa es que “no vayamos a entorpecer el tráfico en su camino”.

Con el coraje que me ahogaba quería responder a tantos comentarios estúpidos. Decirles de cosas. Refutar cada uno. Y a la vez… quería desmoronarme, darme por vencida y renunciar porque… quizá tienen razón: eso no va a cambiar las cosas, ¿cierto? La gente no cambia, a nadie le interesa la ridiculez del cambio climático, nadie quiere cambiar su estilo y forma de vida, dejar comodidades, tomar el camino largo habiendo uno corto y fácil.

Si tú eres uno de esos “ridículos” que anda diario con su rollo ecologito, seguro te ha pasado más de una vez: publicar algo y que nadie responda. Llevar tu bolsa a la tienda y que todo mundo lleve decenas de plástico. Ir con tu vaso reutilizable por café, y ver cómo hay 15 personas más con uno desechable. Ir de compras y que a todos lados que volteas hay plástico, plástico, plástico y más plástico. Que amigos y contactos de tus redes dejen de seguirte porque hartas con tus rollos exagerados. Ir a una manifestación, evento o actividad esperando ver una masa de gente, y encontrarte solamente con otros 5 o 10 más. Que digas o publiques algo… y que te lluevan comentarios negativos y críticas destructivas.

¡Vaya! ¿A poco no desanima? ¿A poco no te sientes solo(a)? ¿A poco no quisieras renunciar y ya mandar todo al diablo? ¿Te sientes que eres el único, la única?

Yo sí. Muchas veces.

Pero toma una pausa. Y déjame decirte que no estás solo(a). Aquí estoy yo, que te hago segunda… y en el mundo hay muchos otros que, igual como tú y yo, hacen su lucha diaria en contra de la corriente indiferente e ignorante. Porque eso es lo que pasa con la gente que critica: son ignorantes.

Después de leer aquellos comentarios negativos y sentir mi espíritu desanimado, tomé una pausa y analicé la situación. Y recordé lo que pasa con la gente bully: aquellos que atacan, lo hacen para esconder sus inseguridades. Así que todas esas personas que critican a los que luchamos diario, es porque saben que lo que hacen -o el no hacer nada- está mal, saben que deberían cambiar, pero les da flojera y no quieren abandonar sus comodidades… y saben que eso no está bien, y que son parte del problema. Y al ver que hay otros que sí nos ponemos las pilas, que sí cambiamos nuestras vidas, que sí hacemos lo que ellos no pueden… se sienten atacados. Así que de inmediato se ponen la máscara de “yo estoy bien, tú eres un ridículo exagerado“, porque así sienten que tienen poder, y tratan de convencerse a ellos mismos y que la gente crea que no les afecta, que no les importa y que tienen el control de las cosas… que están por encima de nosotros… pero en realidad se sienten pequeños, defectuosos. Y a nadie le gusta sentirse así. Porque cuando a alguien no le importa algo, no le afecta… lo ignora y lo olvida. Pero quien se pone a la defensiva, quien ataca… es porque le afecta, y porque quiere y necesita que le digan “sí, pues… TÚ tienes la razón”.

Así que toma las cosas de quien vienen. No te desanimes.

Y recuerda que, aún cuando te desesperes al ver que somos pocos, y que probablemente no nos toque a tí y a mí ver ese planeta azul verde por el que luchamos diariamente, siempre seremos parte de esa ola de cambio. Seremos parte de los pioneros guerreros que movieron las aguas y que lograron que otros y otras generaciones también actuaran. Y si te rindes, si dejas todo hoy… vas a dejar a muchas personas inmóviles, porque lo que haces IMPORTA. Porque lo que haces, OTROS LO VEN. Porque lo que haces, INSPIRA.

Así que no te rindas. No escuches la negatividad. Sigue de pie. Sigue levantándote.

Aquí estoy yo.

Y estoy contigo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s