Limpiando mi cajoncito

Quiero compartirles mi super aventura extrema del sábado de mi alocada y emocionante vida: limpié el cajón de mi ropita interior.

Ya tenía muuuucho tiempo queriendo ordenar mi clóset y mi cajón, pues tengo mucha ropa que no uso, no me queda, o de plano ya está viejita. Así que puse manos a la obra.

Y bueno, dirán “¿Y eso qué tiene que ver con ser verdes?¿quién quiere saber sobre tu cajón de chones viejos?“. Pues bueno, tengo en mente reducir mi clóset y cajones de ropa, ya que el primer paso a una vida sustentable y zero waste es rechazar lo que no necesitamos, buscar una vida más simple y minimalista. Yo sé que no lo lograré en una semana, me conozco. Pero si quiero ir reduciendo paso a paso las cosas que tengo y uso. Así que por eso quise compartir ese momento con ustedes.

La montaña de ropa que invadía mi cajón

Pues les cuento: mi cajón estaba rebosando de ropa mezclada, desordenada, y ya me era difícil acomodar la ropa que lavaba para guardarla. ¡No encontraba lugar, ni cabía! ¿Pueden creerlo?

¡Vacío al fin!

Así que vacié todo el cajón, puse la montaña de prendas en la cama, y empecé a separar: lo que descartaré y lo que seguiré usando. La ropa que ya no usaré en realidad esta muuuy vieja. Así que la guardé en una bolsa de plástico (ni modo) y la puse justo al cesto de basura. Porque aunque es ropa muuuy viejita, yo sé que lamentablemente hay gente que no tiene NADA, absolutamente NADA, y hasta un par de calcetines con agujeros les servirá. Por eso la deje separada y en una bolsa bien cerrada por si alguna persona necesitada la encuentra y le sirve de algo.

Espero que alguien la encuentre y le sirva!!

Después, llegó la hora de acomodar la ropa que SI usaré. Aquí entra la mentalidad zero waste. Yo sé que muchos de usteden han visto a Marie Kondo y han quedado fascinados con su magia para ordenar las cosas. Y algo que ella usa mucho, son: cajas. Las cajas que ella usa son muy lindas, y seguro que las puedes encontrar en tiendas bonitas y también de segunda o sobrerruedas.

Sin embargo, yo quise mejor aprovechar lo que tenía en mano, no comprar cosas nuevas, generar menos basura, y no gastar dinero innecesariamente solo por algo “lindo”. Lo que hice fue tomar 2 cajas de cereal vacías, cortar la cara de enfrente, y después, esa misma cara recortarla en pedazos mas cortos y que tuvieran la longitud de lado a lado para crear separaciones en la caja misma. Así tendré compartimentos y podré acomodar mis prendas. Lo único que utilicé fue la caja de cartón, tijeras y cinta adhesiva. Ni siquiera me puse a hacerlo con precisión. No usé regla, ni cutter o navaja, ni nada para hacerlo muy detallado, pues al fin y al cabo es para acomodar mis calcetines y chones, un cajón que NADIE más va a ver (bueno, ahora ustedes sí, pero para que se den una idea).

Ya si quisieran aprovechar esa idea, ustedes pueden armar sus cajitas con calma, midiendo bien los trazos, e incluso forrándolas con alguna linda tela o restos de papel que tengan por ahí y no sepan qué hacerle. Así que pueden intentarlo, y si tienen dudas, por favor contáctenme.

Después coloqué mis cajitas de cereal en el cajón, acomodé el resto de las prendas en el espacio vacío… y ¡tan tan! Todo acomodado, ordenado y despejado.

¿Qué tal sus cajones de ropa? ¿Les hace falta orden? ¿Les gusta la idea de reutilizar la caja de cereal? Espero que esa idea tan simple les sea de utilidad y puedan organizar sus cajones. Compartan sus ideas zero waste para organizar en los comentarios, me encantaría saber sobre ustedes.

¡Chau!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s