La ignorancia culpable: enemigo de peso en la lucha por el planeta

¿No te pasa que estás en algún lugar y cuando empiezas a hablar sobre la Crisis Climática hay personas que se alejan o incluso algunas que te callan diciendo “ay, ya… ya… mejor vamos a cambiar de tema“?

Que si vas a comer con amigos y sacas tus cubiertos, popote o vaso reutilizable… ¿todos se voltean y actúan como si no te vieran?

Que invitas a tus amigos a alguna conferencia sobre el cuidado del medio ambiente o a una de las manifestaciones por el cambio climático… ¿y nadie va?

Que te desgastas publicando diariamente en tus redes videos, imágenes, artículos e infografías que alertan sobre la gravedad del problema ambiental, opinando y haciendo la invitación a todos a tomar conciencia y acciones… ¿y tus amigos siguen subiendo sus fotos con su vasote desechable de Starbucks, sus compras llenas de bolsas de plástico y empaques de plástico de un solo uso, o los ves tirando botellas de plastico en la basura en lugar de reciclarlas?

¿Porqué pasa esto?

¿Porqué está de hueva y la gente mejor se da la vuelta?

Yo en varias ocasiones me he frustrado y sentido impotente al saber lo feo que está la situación y que, al parecer, ¡a la mayoría de la gente no le importa! Y no entiendo, y me parece ilógico cómo puede valerles un carajo siendo que es algo que a todos nos afecta desde YA y que promete pegarnos duro como especie.

Y es entonces cuando pienso: Ignorantes. Ignorancia culpable. Prefieren quedarse ignorantes.

Sé que suena muy rudo y algunos lo considerarán hasta grosero. Pero aceptémoslo: aunque hay quienes genuinamente no comprenden lo que pasa, la verdad mucha gente SABE que NO SABE sobre el tema, y lo malo es que NO QUIEREN SABER. Prefieren ponerse la capa de “ignorante” antes que escuchar y actuar, y yo identifico 3 categorías o pretextos:

Responsabilidad

Muchos prefieren mantenerse en la oscuridad ya que al darte por enterado de un problema no puedes fingir demencia sobre ello y decir “es que yo no sabía” y culpar a otros cuando las repercusiones llegan sin que nadie te reclame nada. Claro, hay que mencionar que el ser ignorante sobre algo NO ES EXCUSA NI TE LIBERA DE RESPONSABILIDAD. Estas personas prefieren quedarse ignorantes porque al tener el conocimiento ya no pueden decir el pretexto de “es que yo no sabía, nadie me lo dijo“, y detestan el peso de la responsabilidad de sus actos y de cómo éstos están generando la crisis. Quieren seguir su vida sin pensar que son parte del problema y que DEBEN aportar su esfuerzo para solucionarlo.

Ignorantia juris non excusat” es decir ‘la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley’ es un principio de Derecho que indica que el desconocimiento o ignorancia de la ley no sirve de excusa. Así pues, sabemos que si rompes una ley, independientemente la conozcas o no, no te libera de la responsabilidad sobre esa falta donde decir “no sabía” tiene validez nula. Si todos sabemos que debemos seguir las leyes, y que debemos cumplir con ciertas normas o funciones en nuestro papel de ciudadanos, hijos, hermanos, padres, profesionistas, empleados, etc. nos guste o no… entonces, pues, ¿porqué hacer el berrinche de no querer aceptar nuestra responsabilidad sobre el estado de nuestro planeta, de nuestro hogar?

Conciencia y ego

Huyen de la responsabilidad y huyen de su conciencia, porque SABEN que están mal: saben que el no reciclar el plástico está mal, que consumir desechables y plásticos de un solo uso son un gran problema, saben que el usar su automóvil para todo (incluso en distancias cortas) contamina, que el ser presas del consumismo es un gran error y una tontería… pero a nadie le gusta que le digan que está mal. A nadie nos gusta que nos digan que lo que elegimos hacer, lo que disfrutamos hacer, son errores. Hiere nuestro ego ver que alguien más esté tomando acciones por salvar este planeta, mientras uno se queda donde mismo y siendo parte del problema.

Y es este grupo de personas las que luego, por ese mismo ego herido, atacan a aquellos que YA toman cartas en el asunto, los que critican y se burlan de los que participan en campañas o manifestaciones, los que insultan, los que gritan estupideces sin pensar y sin analizar como “pero bien que usas automóvil“, “entonces renuncia a tu ropa, tus pertenencias y todo lo que las empresas que tanto contaminan fabrican“, y tantas otras más que seguramente ya te han dicho. No les basta NO hacer nada para solucionar la crisis, sino que se sienten amenazados por aquellos que SI actúan, que están informados y comunican. Porque haces evidente su ignorancia, haces evidente su error, y se sienten juzgados, sienten amenazada su forma de vivir y pensar, sienten amenazada su zona de confort y les duele verse como “los quedados“, que mientras otros actúan y buscan cambiar el mundo… ellos son “uno más perdido en la masa ignorante y de borregos controlados“. Por eso se ponen a la defensiva pensando “¡¿Porqué vas a ser mejor que yo?! Yo no soy inferior, no soy menos, no soy un tonto, no soy el que ESTA MAL mientras TU eres el héroe con tu capa verde”.

“Bueno, si tanto les molesta, si no quieren quedarse atrás, si ya no quieren sentirse como “los equivocados”, entonces ¿porqué no se levantan y cambian?”

Esta pregunta nos trae la 3era categoría:

Comodidad

Si llevas toda tu vida siguiendo una manera de hacer las cosas, y creciste en esta sociedad que constantemente lanza más y más productos novedosos, prácticos y que facilitan y agilizan tus actividades y rutinas para que tú puedas enfocarte en otras cosas, es lógico que te acostumbres a todo ello y cuando alguien te diga “tienes que cambiar y renunciar a todo eso, para volver a hacer las cosas como se hacían antaño“, es de esperarse que muchos rechacen esa idea. Donde hay cambios sucediendo, siempre habrá resistencia. Y esto aplica tanto a cambios grandes como en los detalles de la vida de cada individuo. Si ya estabas acostumbrado a manejar tus tiempos y rutinas de una manera, ¿porqué hay que cambiar eso, e incluso dedicar más tiempo o consideración para hacer ciertas actividades?

A otros, simplemente les da flojera. Si. Simple, superficial, y comodina flojera. El saber cómo está la crisis, saber que lo que haces en tu día a día afecta la situación, y saber que tienes responsabilidad sobre ello, da como conclusión que DEBES actuar y cambiar. Pero muchos no quieren dejar lo fácil y cómodo de no tener que preocuparse por cargar con su bolsa, sus cubiertos, su tupper, y simplemente llegar con manos libres a pedir su comida o bebida en desechables para tirarlos a los minutos y seguir con su vida como un mundo mágico y feliz. Muchos no quieren tener que invertir tiempo en planear compras, en cambiar lo que consumen, en dejar su cómodo automóvil, y tantas cosas más. ¡Da flojera! La gente está acostumbrada a lo fácil, rápido y a comprar y tirar y olvidarse del asunto. Quizá tienen miedo del reto, de salir de la zona de confort y fracasar.

No importa en qué categoría se encuentren, siempre buscarán aferrarse a la opinión que les permita seguir con su vida como hasta ahora, que no implique esfuerzo y cambio, por eso hay tanta gente que no cree en el cambio climático, y diario se repiten a sí mismos “falta mucho para que eso [punto de quiebre, vida no sustentable en el planeta] suceda, es algo que le tocará a los nietos de nuestros nietos“, porque eso les da tranquilidad y se permiten seguir como si nada, dejando la responsabilidad a otros y esperando que otros se encarguen de solucionar el problema sin que los molesten. Mala costumbre que tenemos en muchos países: Dejar que otros lo resuelvan, otros que “sí tengan tiempo” lo hagan, que el gobierno se encargue…

¿Cómo puedo combatir esas actitudes?

¡Vaya! Difícil pregunta. Honestamente no tengo una respuesta universal. Pero lo que YO hago y he visto que tiene buen resultado es predicar con el ejemplo. Si tú llegas con la gente y tratas de decirles de la nada “tienes que cambiar“, solo lograrás que suban sus defensas, te cierren la puerta, y te coloquen en su lista negra. Porque, como ya mencioné, a nadie le gusta que le digan que está mal y solo sentirán que intentas adoctrinarlos. Por eso lo mejor, según mi experiencia, es aceptar y adoptar como propia la vida sustentable, predicar con el ejemplo, con tus actividades diarias y haciendo frente a la gente tus cambios ecológicos, hacerlos evidentes, pero sobre todo: como algo natural y lo normal. Que no te vean con inseguridad, timidez o miedo. Evita actuar agresivamente, porque así no querrán escucharte y te verán como enemigo y no como alguien que tiene algo positivo que aportar. Que vean que estás totalmente convencido de lo que haces y del porqué lo haces, y que no por tomar esas decisiones vas a intentar obligar a los demás o juzgarlos. Y cuando platiques con la gente, tú sigue dando tu opinión desde el punto de vista ambiental, sin miedo. Sigue cambiando, sigue reciclando, sigue participando y asistiendo a eventos ecológicos y hazlo evidente ante la gente. Verás que llamarás la atención de quienes te rodean, despertarás su curiosidad y querrán acercarse a tí para preguntarte. Y es entonces, cuando puedes desplayarte todo lo que quieras.

No dejes de luchar, no dejes que las críticas o la frustración te ganen. Contagiemos lo positivo. Seamos muestra de que una vida sustentable es posible y que no es el mayor sacrificio de la vida. Normalicemos el ser consciente.

No importa si sabes mucho, poco o nada. TODOS somos los que provocamos esta emergencia climática y TODOS debemos hacernos responsables de ello y tomar cartas en el asunto. Todos debemos cambiar desde hoy. A tu paso. A tu ritmo. Pero HOY.

Por favor deja tus comentarios e ideas de cómo podemos cambiar esa actitud negativa de querer quedarse en la ignorancia culpable. ¿Qué has hecho? ¿Qué te ha funcionado? ¿Qué propones que hagamos para sumar personas a nuestra defensa del planeta y que dejen su zona de confort?

Te recuerdo que a partir del 4 de marzo puedes escuchar mi programa de radio todos los miércoles de 7 a 8 de la mañana (hora de Baja California Norte, México), a través de la estación de Radio Media por la app de Tune in. Espero puedas conectarte y acompañarme.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s