Las maravillas de la luffa vegetal

Si has leído algunas de mis publicaciones, seguramente te has topado con que menciono más de una vez a las luffas vegetales como un útil artículo para nuestro día a día zero waste. Hoy te platico un poco más a detalle sobre las maravillosas luffas y porqué los ecoloquitos las amamos.

¿Qué es la luffa?

La luffa es una planta de la familia Cucurbitaceae, a la cual pertenecen otras plantas que ya conocemos como la calabaza o el calabacín. Crece en climas cálidos y húmedos.

La planta es de tipo enredadera y el fruto es comestible, aunque al secarlo puede ser utilizado de varias maneras.

Usos y ventajas

Las luffas tienen muchos usos, pero los más populares son para el aseo personal y en la cocina. Pueden ser utilizadas como esponja de baño remplazando así a las luffas sintéticas convencionales, las encontarmos como discos faciales exfoliantes, y como estropajo de cocina para lavar trastes.

Los estropajos de luffa y discos faciales ayudan a exfoliar la piel, eliminar células muertas, estimular la circulación y hasta combatir la celulitis y el acné. Simplemente remoja tu luffa en agua con jabón al bañarte, o incluso hay algunas presentaciones en forma de bolsita o con espacio suficiente para colocar tu jabón y tallar tu cuerpo fácilmente.

Cuando son utilizadas para lavar trastes, tenemos la confianza que no desprenden microplásticos como lo hacen las esponjas convencionales que tienen un lado verde fibroso. En un recipiente coloca agua con jabón, remoja tu luffa y talla tus trastes. No los rallará.

Entre sus ventajas encontramos que:

  • Son 100% naturales, biodegradables y compostables.
  • Son producidas de manera artesanal, no fabricadas industrialmente, ya que provienen de la tierra. Por esto es sumamente recomendable que las compres en tiendas locales y ecoamigables, ya que en los supermercados vienen empaquetadas en plástico y de este modo afecta el planeta.
  • Pueden usarse también en animales.
  • No desprenden residuos microplásticos ni tóxicos.

¿Cómo cuidar tu luffa?

Al terminar de usarla ya sea al bañarte o al lavar los trastes, es importante que la coloques en un lugar seco y ventilado, por ejemplo frente a una ventana. Mantenerlas húmedas y en un lugar cerrado puede provocar que se generen bacterias. Para lavarla bien puedes colocarla húmeda en el microondas por 20 segundos, o hervirla durante 2 o 3 minutos, o dejarla remojar en agua con cloro o algún desinfectante por 5 o 10 minutos una vez por semana.

Pueden durar hasta 5 meses si se cuidan y limpian adecuadamente. Una vez que no tenga uso útil se deposita en la composta.

¿Dónde la consigo?

Las luffas son artículos sencillos que puedes encontrar en gran variedad de tiendas locales donde vendan productos naturales, artesanales, botánicas, tiendas zero waste, y más. Yo en Tijuana casi siempre compro en La Mexicana, del Mercado Hidalgo. No me he fijado si en las demás sucursales venden. También las he visto en Sostenible MX, ahí te las venden con un cordón de algodón para que puedas colgarla.

Si eres intrépida y quieres tu propia planta de luffa…

Como es una planta, quizá piensas “Oye, ¡pues mejor pongo una planta de esas en mi jardín!”, lo cual me parece excelente.

Si plantas la luffa desde semillas, hay que remojarlas en agua sobre algodón para que se hidraten y la cubierta se ablande antes de sembrarlas. Su tiempo de germinación es menor a 8 semanas, y debes tener en cuenta que es una planta que se siembra en la primavera y se cosecha en el otoño siguiente.

Si eliges plantarla en una maceta, busca un sitio donde pueda enrollarse que reciba el sol con facilidad. Para cultivarla, realiza pequeños orificios en la tierra de tu contenedor y coloca las semillas. Cúbrelas con un poco de tierra y riega.

Si cuentas con jardín y deseas sembrarla directamente en la tierra, procura colocar las semillas a 70 cm de distancia y construirle estructuras para que pueda crecer correctamente.

Procura mantener la planta alejada de las temperaturas frías, que tenga un suelo húmedo y con buen drenaje. Se debe regar 3-4 veces por semana en verano y cada 3-4 días el resto del año

Para saber si las flores que salen en tu planta darán fruto, fíjate en su parte trasera. Si tiene forma redondeada y abultada, ¡saldrán! Ya que se trata de una flor femenina, sino deberás esperar un poco más.

Cuando los frutos estén maduros, coséchalos y déjalos secar completamente por dos meses. Es entonces cuando será el momento para pelarlos. Córtales las puntas y haz una ranura en la cáscara. Las semillas que quites podrán servirte para un nuevo cultivo.

Luego, lava las fibras y sécalas en un sitio ventilado por aproximadamente siete días. No las coloques al sol, ya que podría secarse demasiado.


¿Y tú ya usas la luffa vegetal? Deja tus comentarios y platícame tu experiencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s